lunes, 15 de noviembre de 2010

deportes en la India

Deporte Civilización inca Los incas practicaban disciplinas deportivas, no como deporte en sí, si no más bien como el cumplimiento de un deber. Muchos jóvenes, al cumplir sus tareas para el estado, fueron empleados como chasquis, especies de correos humanos recorriendo varios kilómetros al día, llevando y trayendo noticias y encargo de las autoridades. Recorrían enormes distancias hasta un punto en que eran relevados por otros que continuaban el recorrido con el mismo encargo. Esto en la actualidad, hablando deportivamente sería algo así como las carreras de maratón, las carreras de relevos, de obstáculos, etc. Otro deporte practicado muy a menudo por los incas fue la lucha libre, en la cual los jóvenes con derecho a optar al gobierno se enfrentaban en luchas cuerpo a cuerpo en la cual el vencedor era reconocido como el futuro gobernante. Deporte Civilización Romana (Clásica) En la antigua Grecia, los deportes eran algo más que un simple entretenimiento o una manera de mantenerse en forma. Para los griegos, el proceso educativo era insuficiente sin la educación física. De las actividades físicas que practicaban, destacaban las atléticas. El atletismo se fundaba en la búsqueda de la persona perfecta y en la mayor semejanza con los dioses. En cambio, en la antigua Roma, los deportes, la gran mayoría, no se guiaban hacia la formación perfecta de la persona. Los romanos buscaban deportes con mucha violencia, y los nobles del gobierno romano, se los ofrecían, ya que se convirtió en un gran mercado de hombres, fieras y dinero. Los deportes que más se practicaban en la antigüedad clásica eran el atletismo, el lanzamiento de jabalina y disco, carreras, carreras de cuádrigas, lucha, y como excepción de Roma, la lucha de gladiadores. Y en Grecia, los Juegos Olímpicos, su desarrollo y contenido. JUEGOS LOCALES EN LA ANTIGUA GRECIA: Cada ciudad-estado celebraba sus competiciones deportivas en honor a algún dios o héroe local. Entre los juegos locales que se organizaron, hubo varios que se convirtieron en los más importantes para toda Grecia: Juegos Píticos: Cada cuatro años, en honor del dios Apolo. Juegos Ístmicos: Cada dos años, en honor de Poseidón. Los Nemeos: Cada dos años, dedicados a Zeus. Juegos de Hera: eran aquellos en los que podían participar las mujeres y estaban organizados por ellas. Se celebraban antes o después de los Juegos Olímpicos. La prueba consistía en una carrera de 160 m. La vencedora recibía un ramo de olivo y el derecho de consagrar su retrato al templo de Hera, esposa de Zeus. LOS JUEGOS OLÍMPICOS: Se realizaban el 22 de agosto cada cuatro años. Eran tan importantes que si había una guerra, se aplazaba. Los juegos duraban siete días, comenzaban con sacrificios y celebraciones en honor a Zeus, seguían luego una serie de ceremonias rituales preparatorias, entre ellas, una en la que se pasaban una antorcha entre los atletas hasta llegar a los cinco días de competiciones. Al final había un banquete y una procesión solemne. Los griegos trataban como héroes a sus atletas y la mayoría de las ciudades concedían a los ganadores una pensión o les liberaban de pagar impuestos. Los juegos eran presididos por unos jueces elegidos, que se encargaban de mantener el orden e impedir las trampas en las competiciones. Por ello se impusieron unas normas: Para participar, había que ser hombre griego libre, ni esclavo, ni extranjero. Las faltas de puntualidad sería motivo de expulsión. Atletas y entrenadores, deberían ir desnudos. Se prohibía matar al adversario. La intención de corromper al árbitro o al adversario y el soborno se castigaban con el látigo. Las mujeres casadas tenían prohibido asistir a los Juegos y entrar en el recinto olímpico. LAS COMPETICIONES ATLÉTICAS: A partir de los doce años, los jóvenes atenos comenzaban sus entrenamientos divididos en dos grupos: niños y adolescentes. Los entrenamientos se practicaban en unas canchas cuadradas a cielo descubierto y las carreras en el estadio. Al llegar a la palestra, se desnudaban, se lavaban y antes de realizar los ejercicios se frotaban el cuerpo con aceite y esparcían sobre él arena; esta costumbre, que se consideraba de origen espartano, se seguía escrupulosamente, en la idea de que el aceite protegía el cuerpo de la acción del viento, mientras que la arena evitaba que estuviera resbaladizo. Al terminar, el atleta retiraba con una especie de espátula, la capa grasienta que lo recubría, lavándose después. Los deportes más comunes eran los cinco que integraban el pentatlón: la lucha, la carrera, el salto, el lanzamiento de disco y el lanzamiento de jabalina. La lucha, se realizaba por parejas. Se comenzaba con la cabeza agachada y los brazos extendidos hacia adelante, intentando coger al contrario por los puños, el cuello o por el centro del cuerpo para lograr que cayera a tierra el primero. La carrera podía tener diferentes longitudes, de unos ciento ochenta metros por término medio, la más larga poseía una longitud de cuatro kilómetros. El salto de longitud, se hacía con bloques de piedra que se utilizaba para alcanzar mayor longitud en el salto cuyo peso oscilaba entre uno y cinco kilos. El lanzamiento de jabalina consistía en lanzar la jabalina lo más lejos posible. La jabalina no poseía punta, a la altura del centro de gravedad tenía una correa de unos cuarenta cm. que se enrollaba alrededor del palo, dejando al final un lazo donde el lanzador introducía el índice y el pulgar de la mano derecha. EL MARATÓN: Consistía en una carrera de gran fondo (42,195 Km) que se corría fuera de la pista. El primer maratón se organizó en las olimpiadas de 1896 en memoria del soldado griego Filípides, que murió de agotamiento al llegar a Atenas después de 42 Km de carrera para anunciar la victoria del ejercito ateniense, a cargo del soldado Milcíades sobre los persas en la batalla de Maratón. ANTIGUA ROMA EL COLISEO: El Coliseo era una de las construcciones más practicas de Roma. Por debajo de la arena del piso del circo, un laberinto de pasillos, jaulas y elevadores mecánicos permitían a los trabajadores hacer que aparecieran los gladiadores y los animales. Las diversiones que tenían lugar en el Coliseo, cuyo verdadero nombre era Anfiteatro Flavio, eran enfrentamientos brutales y sangrientos. Allí todo estaba diseñado para que los espectáculos fueran impresionantes y sorprendentes. Durante siglos, emperadores y ciudadanos importantes, organizaron espectáculos cada vez más elaborados y costosos para mantener contentos a los ciudadanos de Roma. Por ejemplo, en su inauguración el emperador Tito trajo 10.000 animales de todo el mundo: tigres, elefantes, leopardos, hienas, jirafas, linces, etc., de las cuales, al finalizar los combates, solo sobrevivieron la mitad. Había hombres que mataban animales hambrientos y grupos de gladiadores que se acuchillaban y despedazaban entre si hasta la muerte. A veces, se inundaba el Coliseo para meter barcos de guerra llenos de criminales y gladiadores y amenizar así la pelea. COMBATES DE GLADIADORES: Este deporte era uno de los más aclamados en Roma. Los adversarios eran elegidos por sorteo y comenzaban las apuestas en el público; cuando un gladiador era herido, tendía la mano hacia la tribuna donde se sentaba el editor, si éste colocaba el dedo pulgar hacia abajo, el herido tenía que morir, lo cual gustaba mucho a la multitud, si sucedía al revés, colocaba el pulgar hacia arriba, el gladiador era sacado de la arena y era curado. El combate entre dos gladiadores terminaba cuando uno de ellos moría o resultaba gravemente herido. Por eso los luchadores tenían que estar equilibrados. Existían tres tipos de gladiadores: Retiarius: era aquel gladiador que era ágil e iba armado con una red y un tridente. Mirmillón: este se solía enfrentar contra un retiarius, era lento pero poseía más armas y protección. Tracio: llevaba un pequeño escudo redondo y una espada. La vida de un gladiador, no era como la de cualquier deportista de hoy en día. Eran capturados en la guerra o sacados de la prisión, para luego ser vendidos y comprados. Después de soportar un entrenamiento brutal, luchaban y morían para entretener a las masas. Aunque a veces la vida de un gladiador no acababa en el circo. Si sobrevivía a varias peleas, con el dinero ganado, podía comprar su libertad. También podía ser instructor de una escuela de gladiadores. Algunos recibían su licencia en forma de palo en el que estaba escrito su nombre. LAS CARRERAS: Las carreras era un deporte que despertaba mucha afición en Roma. Constaban de siete vueltas a una gran pista oval, unos ocho km. en total. Con frecuencia los carruajes, tirados por dos o cuatro caballos, volcaban o se estrellaban en las curvas cerradas haciendo caer a los caballos. Los ganadores tenían derecho a una bolsa de oro, aunque no siempre el vencedor era el más aclamado, ya que los espectadores disfrutaban con los choques. Los aurigas solían ser esclavos entre los cuales podían participar niños de doce o trece años, elegidos por su escaso peso; su única meta, no era solo ganar la carrera, sino sobrevivir. Estos vestían unas casacas con los colores de las cuadras a las que pertenecían. Las carreras también eran un negocio y cada persona apostaba por su equipo favorito. Los ciudadanos ricos eran los dueños de los equipos y recogían el dinero por la victoria de sus caballos. Hace ya tiempo que desaparecieron las carreras, sin embargo todavía se puede contemplar una versión moderna de este antiguo deporte: en las carreras de trotones, los caballos tiran al trote rápido de una calesa pequeña y ligera. COMPETICIONES ATLÉTICAS: Estas, eran las mismas que practicaban los griegos. Corrían en el campus, saltaban, lanzaban el disco o la jabalina, montaban a caballo; jugaban a la pelota, hacían gimnasia o natación. Era rara la persona que no sabía nadar. También eran expertos en la lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario